Monthly Archives: July 2009

Metiendo la mano en la caja…

Hace unos meses que el Banco de España se vió obligado a intervenir Caja Castilla-La Mancha, debido a las dudas más que razonables sobre la solvencia de dicha institución. Lo que sorprende, no es el hecho de que fuese CCM, sino que ninguna otra Caja de Ahorros haya seguido el mismo tortuoso camino que la institución Manchega.

 Metiendo la mano en la caja

El informe que publica el Banco de España no sorprenderá mucho a quienes hayan vivido cercanos a la realidad de estas instituciones financieras, sobre todo esas instituciones provincianas, cuyas sedes desprenden cierto tufillo a rancio caciquismo. Consejos de administración que se reparten los políticos de uno y otro color, que suponen unas jugosas dietas, por el mero hecho de asistir a la presentación de unas cuentas que ni siquiera entienden.

Continue reading

¿Centralismo o Sudoku Financiero?

Aquel adjetivo que usó el ministro Solbes para referirse a la financiación autonómica y que perdura en los medios, parece una manera inmejorable de calificar la gestión del dinero para las autonomías en este país, si bien, tiene pinta de ser un poquito más complejo que el juego de marras. Por haber 17 casillas en vez de 9, porque los que viven en la casilla son votos en las elecciones generales, y porque los que dirigen la casilla siguen pensando en ella como en el cortijo de turno.

 

Sudoku autónomico

Sudoku autónomico

 

No soy de los que apoyan el centralismo rancio pero tampoco ese separatismo extremo, razón de ser de algunos gobernantes autonómicos, que olvidan los problemas reales de los ciudadanos que gobiernan y se apalancan en nimiedades. Cuando las cosas van bien y todo es una balsa de aceite puede que el pan y el circo distraigan a la masa votante, pero cuando el pan escasea y el circo ha prejubilado a los leones, parece que esas nimiedades no son garantía de victoria en las elecciones de turno.

  Continue reading

El alma de las organizaciones, ¿Tiene Alma tu organización?

El alma de las organizaciones - Javier Fernandez Aguado

El alma de las organizaciones - Javier Fernandez Aguado

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de asistir a la presentación del libro del profesor Javier Fernández Aguado , “El Alma de las Organizaciones” en la Escuela de Organización Industrial (EOI), presentado por mi tutor y amigo Fernando Moroy Hueto, Director Territorial del Departamento de Desarrollo de Negocios de La Caixa.

La presentación fue realmente interesante, con el foco en el aspecto vital de las organizaciones, en lo que las hace ser animadas y estar vivas, lo cual espertó mi interés por el Libro, del todo recomendable después de haberlo leido en un par de cortos trayectos de Ave.

El profesor Fernández Aguado muestra en el libro, como la presencia de Alma en las organizaciones determina el futuro de las mismas, éstas, a diferencia de los seres vivos pueden subsistir cierto tiempo aún careciendo de éste espíritu vital.

Las organizaciones están vivas en la medida que transmiten su espíritu vital, esa savia viva a todos sus miembros, sin embargo, las que desprecian los sentimientos y los estados de ánimo, se tornan inhumanas y acaban por hundirse. Conservar el alma de una organización, implica desarrollar el Employer Branding, dando contenido al beneficio obtenido del trabajo del colaborador más allá de la remuneración económica, y como elemento de motivación a mayores. El alma proporciona unidad a la organización, sentimiento de pertenencia, disposición de lucha y superación de los colaboradores, pero de be ser conservada a base de inicitaiva, creatividad, innovación, ¡¡¡no tolera la rutina!!!

Cuando el alma se pierde se sustituye la unidad por la uniformidad y la sana maleabilidad por una sintomatica y enfermiza inflexibilidad y se reproducen tres tipos de directivos en la organización, Quienes no quieren pensar – SON FANATICOS-, Quienes no pueden pensar – SON IDIOTAS- y Quienes no osan pensar – SON COBARDES-, Todos ellos sin capacidad de diferenciar lo sublime de lo ridículo.

Como opinión personal, cuando las organizaciones se transforman en feudos, en reinos de taifas, en cortijos de la mediocridad donde el antitalento encuentra su perfecto caldo de cultivo, donde directivos que no aprendieron nunca a gobernar dan rienda suelta a sus aspiraciones, y pilotan la nave sin que nadie les haya enseñado a a hacerlo, el alma habrá perecido de forma silenciosa y quedará un ente enfermizo cuyo destino es sucumbir ante los vaivenes del mercado, ante la ferocidad de la competencia o ante los avatares del destino.

Espero que el espíritu de tu organización siga intacto, ¡Aprende a Cuidarlo!